Mais uma vez, agora no Brasil…….. (Daniel Ruelas)

En México, a Dios gracias, no todo son malas noticias. Cierto que estos dos últimos años han sido, en plano político y social, una desilusión constante. Tenemos un gobierno que ha tenido, como suele decirse por aquí, arrancada de caballo brioso y llegada de burro cansado. Tras unos primeros meses en los que cada día se anunciaban nuevos proyectos cargados de buenas intenciones, el Gel-Boy y su pandilla han puesto de manifiesto su absoluta incapacidad para proponer alternativas que nos permitan superar el estancamiento y colocar de una vez por todas a México en camino al desarrollo. Me temo que vamos a llegar a 2018 igual que como estamos hoy. Y no me gusta.

Todo esto, sin embargo, es un tema ajeno al que me propongo desarrollar hoy. O puede que no tanto. El tema de hoy es el mundial de futbol y la oportunidad que tiene la Selección Mexicana de hacer historia. Otro Mundial. Otra oportunidad. Desde 1994 nos hemos estrellado en la fase de octavos,y casi siempre contra huesos muy duros de roer. Nombres como el de Alemania o Argentina lo dicen todo. Hoy la piedra se llama Holanda y tampoco será fácil. Es un gran equipo, de tradición, que es capaz de tejer un juego de alto nivel y con jugadores, sobretodo delanteros, de mucho renombre.

Pero yo le tengo confianza a México. No sé por qué. Quizá es que este grupo, que llegó a Brasil con el papel de víctima y sumergido en un mar de dudas, ha sacado pecho y acaso, ha desplegado el futbol más interesante que se le ha visto a México desde 1998. Lo cual, de paso, le ha permitido mantener la sana costumbre de exhibir el progreso sostenido que ha experimentado el futbol mexicano en los últimos 20 años. Se decía ayer en los medios que México es uno de los tres equipos que desde 1994 no ha sido eliminado en primera ronda. Bueno. Algo habremos hecho bien.

La tarea pendiente son los Octavos. Es nuestro techo. Nuestra misión imposible. Ojalá el domingo rompamos la barrera. Sería muy bueno despachar a un equipo con el potencial y el cartel de Holanda, porque ya tendríamos licencia para soñar con hacer verdaderamente historia en 2014. Pero sobretodo, porque nos permitiría cerrar con broche de oro un ciclo mundialista que pese a romper un proceso, una mala Confederaciones y una pésima eliminatoria, también incluye un título y un subcampeonato sub-17, un tercer lugar sub 20 y una medalla de oro olímpica. O sea que se tiene enfrente una oportunidad inmejorable para hacer patente un progreso que ya se ha manifestado con creces en categorías inferiores. Y de paso, para ganarse de forma definitiva la simpatía de muchas otras aficiones. Algo que, si no me equivoco, México ya se ha acostumbrado a hacer. Yo veo en la unión de grupo y en la indiscutible calidad de nuestros jugadores armas suficientes para competir dignamente y aspirar a la victoria. Venga, chicos. Si estamos estancados en otras cosas, que al menos nuestro futbol dé un paso al frente. De ustedes depende hacer historia. Ahora es cuándo. Sí se puede.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Paul Krugman

Letras Hispano-Mexicanas

Aguas Internacionales

Letras Hispano-Mexicanas

periodismohumano

Letras Hispano-Mexicanas

A %d blogueros les gusta esto: