La ideología como medio. Luisa Marco Sola

Con su célebre “estos son mis principios, si no le gustan tengo otros”, Groucho Marx podría haber sido el cronista ideal de nuestra época, no hay duda.
El nuevo alcalde de Ponferrada prometía hoy su cargo por su “conciencia y honor”. Lo más meritorio es que haya conseguido decirlo sin reírse.
Integrado dentro de una lista cerrada del PSOE (como todas en nuestra imperfecta democracia) es como logró los votos que le brindaron la concejalía. Votaron a su partido, que no a él. A las propuestas de su partido, que no a él. No es el primero que tenemos, pero esto de los tránsfugas en España sigue siendo una opera bufa desentonada.
Su avaricia de poder (me niego a hablar de ambición, como si pudiera llegar a ser sana) debió de quedar mutilada al no lograr la alcaldía por los medios ordinarios. Así que optó por apoyar su moción de censura contra el anterior alcalde en un concejal condenado por acoso sexual. La duda me asalta a la hora de entender también como tan infausto señor seguía, sin que lo supiéramos a pesar de la notoriedad que alcanzó el caso Nevenka, en la política activa. Los políticos inhabilitados para su cargo empiezan a ser tan infrecuentes como el lince ibérico, a lo que se ve.
Cuando los medios de comunicación nacionales pusieron el foco sobre un tejemaneje tan rastrero, su partido, conocedor de todo, se vio obligado a marcar distancias. Y el recién estrenado alcalde optó, a su vez, por desvincularse de su partido, pero no de los votos logrados gracias a él y a su programa. Desde luego es un hombre sin dobleces, su objetivo estaba muy claro y no ha permitido que idearios, ni lealtades, ni principios ni morales le estorbaran el paso. El acoso sexual (no a las mujeres, a los individuos) le debe de parecer algo ajeno e intrascendente. La lealtad, ya no al partido, que me preocupa poco o nada, sino a las ideas, un lastre insoportable. Los propios principios democráticos, me atrevo a deducir, una simple herramienta para alcanzar el anhelado poder.
Y hoy, por fin, prometía el cargo por su “conciencia y honor”. Lo siento, pero a mi sí me resulta imposible decirlo sin reírme.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Paul Krugman

Letras Hispano-Mexicanas

Aguas Internacionales

Letras Hispano-Mexicanas

periodismohumano

Letras Hispano-Mexicanas

A %d blogueros les gusta esto: