A mediados de marzo (Daniel Ruelas)

Mediados de marzo. Una época del año en que empiezo a sentir un extraño hormigueo que indica ansiedad. Ansiedad bien entendida, digo. Es que inicia la temporada de beisbol y el béisbol es un deporte que disfruto al máximo desde aquel lejano día de 1988 en que aprendí qué era y para qué servía un home run. Quien me lo enseñó fue un tal Kirk Gibson.

Mediados de marzo. Atrás quedó la épica coronación de Yaquis en la Serie del Caribe por segunda vez en tres años. Alguno dirá y con razón, que el equipo mexicano se sirvió de las bondades de un recién estrenado reglamento. Es verdad. Como también es verdad que la victoria decisiva alcanzó proporciones quasi legendarias. Atrás quedó el Clásico Mundial, que fue testigo del fin del reinado japonés y de la entronización del poderoso trabuco dominicano.

Todo eso es historia. Pero, cosa curiosa, apenas está por iniciarse lo verdaderamente emocionante. En tres días arranca la temporada 2013 de la Liga Mexicana de Verano, la que puedo seguir más de cerca, y eso significa que, durante los próximos cuatro meses, podré vibrar y animar a mi equipo juego a juego. Podría yo plantearme muchas preguntas. Me gustaría saber si mis Piratas son capaces de calificar tras un 2012 cargado de profundas decepciones. O si los Leones, para regocijo de los campechanos, seguirán hundidos en la mediocridad que los ha caracterizado los dos últimos años. También me gustaría saber si los Diablos son capaces de recuperar algo de su prestigio, o más aún, si el Águila de Veracruz es capaz de repetir el vuelo a gran altura de la temporada pasada.

Son incógnitas interesantes, no hay duda. Pero lo mejor de todo es ese tufillo tan beisbolero que poco a poco impregna el ambiente. Son las cervezas, los tacos, la convivencia con los cuates, los gritos, la guasa que ofende sin ser ofensiva y las mentadas de madre que juego a juego se hacen presentes. Y esa sensación única, ese vivir al máximo y pensar al límite cada jugada. Cosas que solo el béisbol puede ofrecer, y en una época como la de ahora, a mediados de marzo. Que tengamos una buena temporada y que viva el beisbol. Así sea.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Paul Krugman

Letras Hispano-Mexicanas

Aguas Internacionales

Letras Hispano-Mexicanas

periodismohumano

Letras Hispano-Mexicanas

A %d blogueros les gusta esto: