Los pasos de López (II) (Daniel Ruelas)

Mi querido AMLO:

Aquí estoy de nuevo. No recuerdo donde estábamos. Ah, sí. Quedamos en que me siento feliz de que no hayas sido Presidente. Que no tenías ni idea de lo que querías hacer con el poder, aparte de tenerlo. Muy mal, López. ¿No has oído decir que todo cargo conlleva una responsabilidad y de que ésta es mayor cuanto más importante es el puesto? No creo que lo hayas oído. Con eso de que no te gusta viajar y no tienes ni pasaporte….

Pero en fin. Me estoy desviando. Lo que te quiero decir es esto: ya no sè si cuando te oigo quiero reir o llorar. Lo mismo me dan ganas de carcajearme que de arrancarme los cabellos. Y es que, mi buen Lópitos, durante estos seis años has andado un poco desorientado. Como diría aquel famoso Presidente de cuyo nombre no quiero acordarme: no eres ni de aquí ni de allá, sino todo lo contrario.

Espérame. Vamos a recapitular. Si me equivoco en algo, me dices y lo aclaramos, ¿va? Ok. Ahí te voy. Comenzaste el sexenio siendo, como aquel que dice, el ajonjolí de todos los moles. No podía moverse una hoja del árbol sin que tu dieras una explicación de por qué se movió, o tu parecer acerca de si debió moverse a la izquierda o a la derecha. A mi esa actitud me resulta entre cargante y aburrida. Eras como aquel chico de la clase que siempre abre la boca para decir sandeces y lo hace tan sólo para llamar la atención.

Después cambiaste la estrategia. Supongo que advertiste que aquello no funcionaba porque, tengo que admitirlo, eres insoportable pero no tienes un pelo de tonto. Lo que si,me gustaría saber es qué pretendías con aquel teatrito de la República Amorosa. Quizá tenga la cabeza algo espesa, pero lo cierto es que todo aquello  me intrigaba y me sigue intrigando. ¿Qué buscabas? ¿Te imaginaste acaso que podías ser como el lobo que se disfraza para andar entre corderos? ¿Realmente piensas que convenciste a mucha gente? Por lo menos a mi no, y creeme, tenías escepticos entre tus propios partidarios.

Y después vino lo que vino. Es decir, la derrota, la segunda derrota, esta vez mucho más previsible y mucho más fácil de atribuir a factores externos. No te engañes, Lopitos. Los mexicanos ya no somos tan tontos. Ante la duda, preferimos al menos peor. Por eso has perdido dos veces. Preferimos a un copetón de telenovela que al menos puede rodearse de gente curtida en el arte de gobernar a la mexicana. Aunque es verdad que eso tiene sus riesgos, deja que te lo diga claro: prefiero un gobernante a quien se atribuyan actos dudosos a uno que se comporte como un payaso.

Porque eres un payaso. Y no, no te ofendas.Sosiégate y acepta que, por más que uno quiera evitar burlarse de ti, tú te empeñas en armar un circo y en darle motivos. ¿Me vas a decir que todo el pataleo que has armado en torno a unas cajas con gorras, camiseras, plumas y tarjetas de tiendas departamentales tiene razón de ser? ¿Realmente te imaginaste que todas esas cosas son pruebas suficientes para anular una elección en un país medianamente civilizado como el nuestro? Porque déjame aclararte algo: los mexicanos, a pesar de todos nuestros tumbos, hemos ido construyendo poco a poco un país medianamente civilizxado. Nos ha costasdo nuestro esfuerzo.

Y termino diciendo esto: conmigo no cuentes. Ahora que estamos de Fiestas Patrias, yo quiero regalarle a México mi granito de arena para forjar un país mejor. Y estoy seguro de que millones de mexicanos comparten mi punto de vista. Ya bájale, manito. Sosiégate y acepta que perdiste. Ya aburres con tus desplantes. En una de esas, nos aburres tanto que te llevas el estate quieto que te has estado buscando desde hace rato. En este proyecto no cabes. Nosotros queremos ir hacia adelante. Si tu prefieres quedarte estancado a lamentarte, es tu problema. Puedes elegir entre ayudarnos o retirarte, pero no nos estorbes. Te lo digo por tu bien. Como sigas en tus trece, pronto te convertirás en un político pobre, de esos a los que nadie toma en serio. Y acuérdate que, según reza la celebrada sabiduría mexicana, un político pobre no es más que un pobre político. Al tiempo

 

Con afecto

Daniel Ruelas

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Paul Krugman

Letras Hispano-Mexicanas

Aguas Internacionales

Letras Hispano-Mexicanas

periodismohumano

Letras Hispano-Mexicanas

A %d blogueros les gusta esto: