Los Pasos de Lòpez I (Daniel Ruelas)

Mi querido Lopitos:

 

Antes que nada, debo presentarme. Soy uno de esos que tú llamas espurios, vendepatrias, traidores e integrantes del “compló”. Tengo que confesarlo: después de mucho meditar, de sopesar cuidadosamente los pros y los contras, de quemarme los sesos y de consultar una y otra vez los periódicos, he decidido pasar a formar parte de ese cada vez más numeroso grupo de mexicanos que no apoya tu proyecto. Dicho de otro modo, aplaudo la decisión del TRIFE, que ha declarado hace dos días a Enrique Peña Nieto Presidente de México para los próximos seis años.

Un momento, señor López. No te me alebrestes. Ya sé lo que me vas a decir: que no pienso, que no le tengo amor a México, que soy un “pirruris”, y que miro con desprecio al pueblo. Ya lo sé, y créeme, no me importa mucho. Y aún a riesgo de ofenderte, aún sabiendo que es inútil razonar contigo, quiero explicarte, punto por punto, por qué no te apoyo. No pretendo convencerte, pero reclamo mi derecho a desahogarme, y decirte, de una vez por todas y en tu cara, lo que pienso de ti.

Déjame hacer un poco de memoria. Allá por el año 2005, me fui a España a estudiar un doctorado. Eran tiempos en que un señor muy simpático, bigotudo y con botas dominaba la escena política nacional. Aquel señor, lo reconozco, era a veces un poco corto de ideas, hacia declaraciones disparatadas, y era el tema favorito de los muchachos de la prensa. Pero aún así, me caía bien y siempre lo consideré una buena persona.  Por eso, cuando supe que se asustó porque tú ibas a buscar la Presidencia de la República, paré la oreja y me mantuve atento a todo lo que hacías.

Ese señor dijo que tú eras un peligro para México. Recuerdo que aquella declaración  causó revuelo entre la sociedad mexicana. Sucedió algo que, para mi gran asombro, no ha dejado de ocurrir: mucha gente se fiaba de ti y te veía como el Salvador de la Patría, Tan es así, que las elecciones de 2006 fueron, por mucho, las más reñidas en la historia de este país. Reñidas y todo, el caso es que perdiste, aunque hasta muy poco antes de la jornada electoral te mantuviste puntero .Hay quienes dicen que esas no te las ganaron: las perdiste tú. Quesque porque tuviste unos pocos errores: llamar “Chacalaca” al Presidente en un discurso público, negarte a contestar una encuesta que hasta en niño de diez años habría contestado y cosillas así. Simples minucias, vamos.

Me acuerdo muy bien de tu reacción. En un primer momento, me atrevo a afirmar que te sorprendiste: no entendiste cómo el pueblo mexicano habia sido capaz de darle la espalda y regarlarle la Presidencia a un vulgar ladrón. Porque tú siempre has dicho que él te robó la elección, que él hizo fraude, que tuvo a de su lado -creo que cito textualmente- a toda la “mafia de la derecha” .

Yo, como te he dicho antes, estuve en España mientras duró todo tu berrinche, que dicho sea de paso, se prolongó varios meses. Ante la falta de evidencias, hiciste un poco de todo: desde inventarte mil explicaciones, a cual más disparatada,  hasta convocar marchas y mítines no precisamente pacíficos.  Incluso te diste el lujo de tomar el Paseo de la Reforma, y de impedir, durante un buen rato, que una de las principales avenidas del país no funcionara como es debido. La cereza del pastel fue tu autoproclamación como “Presidente Legítimo”. Por lo menos, ahí fuiste coherente: te pusiste la banda al revés. Han pasado seis años y todavía sonrío cuando recuerdo aquella foto.

No lo niego: me sentí muy molesto con tus berrinches de niño mimado. ¿Alguna vez has estado en el extranjero y has oído hablar mal de tu país? Creéme, se siente muy feo. Peor todavía si viene de una nación tan cercana y tan querida como España. Fueron momentos muy amargos. Entonces pensé, y lo sigo pensando, que no tienes ningún derecho a dejar en ridículo a México ante el mundo. Lo más curioso es que llevo seis años estudiando tu caso de cerca y por más que me esfuerzo, no puedo encontrar ninguna prueba a tu favor. Cierto que no soy muy docto en los oscuros entresijos de la política, pero estoy por decir que la mayoría de los mexicanos simplemente se negó a darte la Presidencia. Y como suele decirse: de la que nos libramos. Visto lo visto, creo que lo menos que podía pasar si hubieras sido Presidente es que se te ocurriera vivir en el Castillo de Chapultepec, por aquello de que domina desde lo alto una gran parte de la Ciudad de México. O que se te ocurriera ponerte a construir naves espaciales made in México. Total, si ya habías prometido trenes bala….O por qué no, que impugnaras ante el Tribunal de La Haya el triunfo de Italia en el Mundial 2006….lo bueno de todo esto es que tú siempre piensas en los pobres, ¿verdad?

Espérate, Lopitos. No seas, déjame tomar un respiro. Ya sé, no he terminado. Pero te lo escribo en otra carta, ¿va? Tengo que ordenar mis ideas. Por ahora, te digo esto: estoy muy feliz de que no hayas sido Presidente. Hubieras hundido a México con tus payasadas y nos hubieras convertido en una república de quinto mundo. No se vale. Tampoco se vale que una vez derrotado, te dediques a hacernos la vida imposible en vez de estarte quieto. Cierto que el muchacho que te derrotó ha cometido muchos errores, pero al menos, le hubieras dado chance de equivocarse a gusto. Es muy molesto regar el tepache y que todo el día te lo restrieguen en la cara, ¿sabes?

Y con esta me despido. Nos vemos al rato. Veo que estás muy callado y me miras feo. Tranquilo, no he acabado contigo. Ya vuelvo. Por ahora, recibe un abrazo (amoroso) de tu amigo

Daniel Ruelas

 

:

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Paul Krugman

Letras Hispano-Mexicanas

Aguas Internacionales

Letras Hispano-Mexicanas

periodismohumano

Letras Hispano-Mexicanas

A %d blogueros les gusta esto: