Virgen Morena…..(Daniel Ruelas)

Eran los viejos tiempos del PRI. Los periodistas enterados tenían una consigna. Se puede criticar a quien sea, excepto al Presidente de la República, a las Fuerzas Armadas o a la Virgen de Guadalupe. Cosas del pasado, o casi. Hoy el Presidente de la República es objeto de burla permanente, las Fuerzas Armadas han sido satanizadas en virtud de la guerra contra el narco, y la Virgen….

Hagamos una pausa: yo no soy católico. Al menos practicante. No soy ni quiero ser de esos que se dan golpes de pecho, se confiesan, colmulgan y van a Misa a diario. Yo prefiero vivir en paz con Dios y con el prójimo sin hacer mucho alarde de mi santidad o mis creencias. Pero tengo otra muy buena razón para no practicar el catolicismo y es que soy mexicano. Mi cultura y mis raíces me imponen entonces el ser guadalupano antes que católico.

Y es que la historia mexicana tiene un vicio de origen. Por más que los libros enseñen que la conquista la llevaron a cabo un puñado de soldados españoles en 1521, yo tengo para mi que fue hasta 1531 – un 12 de diciembre – cuando el pueblo mexicano cayó de rodillas. Y no a causa de las armas sino de la fe.

Ese día, dicta la tradición, la Virgen se apareció a un humilde indígena de nombre Juan Diego y le mandó construir una iglesia. Una Iglesia que al mismo tiempo forjó los cimientos de una nueva nación. Porque desde 1531 la Virgen de Guadalupe quedó ligada para siempre a México. Desde aquel tiempo y hasta hoy, millones de peregrinos visitan la Basílica cada año, con una devoción que nada tiene que envidiarle a santuarios como Fátima o Lourdes. De nada ha servido la dilatada aparición o la discutada autencticidad del Nican Mopohua, único documento histórico que avala las apariciones. O la igualmente discutida existencia de Juan Diego. O las dudas externadas por algún que otro eclesíastico despistado. Los mexicanos hemos hecho nuestra aquella frase de la Virgen: ¿no estoy yo aqui que soy tu madre? y durante siglos hemos vivido con el convenciento de contar con su protección. Yo, como cada año, llevé a cabo mi perigrinación espiritual al Santuario de mi Virgen Morena y le encomendé mis esfuerzos y mis anhelos en el año que está por comenzar.

Porque, como buen mexicano, yo soy guadalupano. Amo a la Virgen, la venero y la respeto con todo el corazón.Y con mucho orgullo.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Paul Krugman

Letras Hispano-Mexicanas

Aguas Internacionales

Letras Hispano-Mexicanas

periodismohumano

Letras Hispano-Mexicanas

A %d blogueros les gusta esto: